Trabajo

Somos unos fracasados

Hemos fracasado. Hemos convertido el aprendizaje en una obligación ineludible que queremos que acabe cuanto antes. Una obligación que nos quita tiempo y nos resta recursos. Lo que debería ser la mejor etapa de nuestras vidas se ha convertido en algo que queremos que acabe cuanto antes por tedioso y repetitivo.

Continue reading %s

Hacer las cosas bien da menos trabajo que hacerlas mal

Es un hecho. Demostrado y comprobado hasta la saciedad. Da menos trabajo hacer las cosas bien. ¿Por qué? Porque una vez hecha y bien, no tienes que volver a hacerla. Nunca más. Y será recompensada más adelante.

Pero hacer las cosas mal da mucho trabajo. Muchísimo. Lo haces una vez, mal, y lo debes volver a hacer. Ya van dos veces. Y dicen que no hay dos sin tres, por lo que es probable que aún tengas que volver a hacer otro retoque. Nunca te libraras. Y encima puedes tener consecuencias negativas. Estudiando te puede suponer el suspenso y trabajando el despido. Se complica mucho la cosa. Dar explicaciones, solucionar los errores y solventar los daños colaterales. Todo por no hacer bien lo que debías.

Y digo todo esto por el ambiente en el que me muevo. Personal, laboral, estudiantil,… el que sea. Se infravalora hacer las cosas bien y se opta por hacerlas rápidas y, normalmente, mal. Vivimos muy rápido y no nos tomamos tiempo para reflexionar sobre lo que hacemos y hacia dónde vamos. Simplemente hacemos y ponemos parche a los errores. Pero no puedes poner un parche a lo que cada día se hace más grande, porque se rompe. Y después pasa lo que pasa: tu empresa quiebra, los estudiantes bajan su nivel o tu matrimonio acaba en una solicitud de divorcio.

Es una cuestión de reflexión. De analizar más tranquilamente las decisiones. De ver más allá. Pararse y pensar ¿Será bueno esto para mi? ¿Cómo me afectará al largo plazo? En base a esto actúo. No pasa nada si después me doy cuenta de que la decisión ha sido errónea. No se pueden controlar todas las variables. Pero pensaste bien. E intentaste hacer las cosas bien. Sabes qué has hecho mal y podrás solucionarlo.

Pero el que hace las cosas mal por costumbre y sistema, no sabe lo que hace mal y será demasiado tarde para solventarlo. Error fatal.